domingo, 16 de diciembre de 2007

COMENTARIO PARA TIOJIMENODIGITAL.. DE CURRINI


EL RATONCITO PEREZ

Por Currini.

CAcaba de sonar el teléfono y cuando lo cojo, escucho una vocecilla……que dice…. ¡Abuelo, se me ha caído un diente que tenía ya “campana”!, así que el Ratoncito Pérez seguro que me dejará algo en tu casa y le he contestado que como éste sabe cual es mi casa pues seguro que le deja alguna cosilla debajo de la almohada.Estoy reflexionando sobre mi ratón que ya estará viejo y cansado, pero mi nieto se ha encargado de recordármelo y lo estoy reviviendo como si fuese ahora mismo porque de pequeño mi imaginación soñadora veia hasta el ratoncillo con el puñado de monedas y caramelos en una talega sobre sus espaldas



Para llamar a este sujeto tan maravilloso, los niños de la época nos encargábamos de darle empujoncitos y tirones a nuestros dientes todos los días hasta que lo poniamos de aquella forma que llamábamos “campana” y terminábamos dándole el último apretón tras el cual lo liábamos en un papelito que entregábamos con gran ilusión a nuestras madres que lo colocaban debajo de la almohada.Yo tuve la suerte de que mi madre era muy especial para estas cosas y con gran cariño me hacía soñar hasta el límite, porque aunque yo iba unas cuarenta veces a la cama y miraba debajo de la almohada, nuestro Ratón Pérez, sólo venía a mi casa cuando estábamos profundamente dormidos y era a la mañana siguiente y al despertarme y mirar, cuando el corazón me daba un vuelco de alegría y veía aquella taleguilla repleta de aquellos caramelos tan buenos que había entonces y el montón de pesetas rubias con algunas que otras de un real, dos reales, perras gordas y perras chicas y que yo estaba seguro que estas últimas las traia el ratón de parte de mi abuela Isabel porque era lo único que manejaba.Como yo creo que supe transmitir a mi hija esta idea del Ratón Pérez, no dudo que con mi nieto pasará lo mismo y tanto su abuela como yo nos encargaremos de poner nuestro granito de arena para que nuestro Carlos sepa disfrutar de la ilusión intensa de mirar debajo de su almohada e idealizarse las audacias que ha de acometer nuestro héroe imaginario para traerle las chucherias y alguna que otra moneda o billetillo porque no debemos caer en el error de convertir este hecho tan significativo y tradicional en lo que sucede ahora con los regalos masivos de juguetes innecesarios y que los niños ya ni valoran para nada.Estoy seguro que mi nieto está ahora en el colegio enseñando la mella a todos los compañeros y diciendo que el Ratón Pérez vendrá esta noche a traerle caramelos y dinero como lo hemos hecho todos y hasta se equivocará en sus trabajos porque su imaginación estará idealizando al personaje que nos ocupa.


Una vez más, sirva pues, esta reflexión mia para recordar a los abuelos y padres que la idea del Ratón Pérez no debe perderse y hay que fomentarlo para que entre en los corazones de nuestros “peques” porque les enriquecerá su espiritu soñador que en definitiva es lo que importa, porque para desengaños de la vida ya tendrán tiempo.


Un fuerte abrazo.
Currini


Nota de Tiojimeno: En la imagen te he puesto el libro que le compré yo a mi hijo hace ya algunos años, escrito por Olga Lecaye, es muy bonito y original.

2 comentarios:

Currini dijo...

Ricardo : Gracias. me ha encantado como lo has puesto. Tienes recursos `para todo. Un abrazo.



Se me olvidaba acabo de darle un "repasillo" a Mayte en mi Blog para ver si trabaja y lucha más. Hasta luego.

interiores de Manuela dijo...

Es genial. Me he transportado por unos momento a ese gran mundo de ilusión que siempre me gustó tanto del "ratoncito perez".

Gracias

TIOJIMENODIGITAL TV

© 2007 TioJimeno Digital

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-1-021-11330